Tomar las medidas, los zapatos de prueba y los zapatos ortopédicos finales.
La cliente en esta serie de fotos -una mujer en México- padece una enfermedad progresiva de la médula, la cual ha afectado la función de los músculos de las piernas. Ya no tiene la fuerza para levantar los pies y la pierna izquerda sufrió pérdida de la fuerza en el cuadriceps femoris. Botas rígidas, a mitad de la pantorrilla, mantienen los tobillos en una buena posición. Los pies ya no tienen la posibilidad de "caerse" y las botas le dan la estabilidad necesaria.

En esta serie de fotos usted puede ver el procedimiento para tomar medidas y moldes, hasta la entrega de las botas.


Tomar medidas.
Checamos la función muscular en diferentes niveles. Aquí se está checando la actividad del músculo peroneo.

La toma de huellas.

La huella
Las medidas se toman en puntos fijos. Aquí se mide la circunferencia del talón/empeine.

Tomar moldes de yeso y checar las hormas.
Moldes de yeso, negativos del pie y la pierna, forman la base para las hormas. Una horma es un modelo abstracto del pie.

Una vez que el pie y la pierna están enyesados colocamos estos en una cuna que tiene la posición correcta. La cliente se pone de pie y quedará parada hasta que se fragüe el yeso.

Para estar seguros que esta posición optima se refleja en las hormas y después en las botas se trazan líneas de posición en los moldes. Una sobre el lado posterior de la pierna, otra sobre el lado exterior pasando sobre el tobillo. Estas líneas forman un ángulo de 90º con el piso.

Aquí usted ve un negativo transparente de la horma para checar las proporciones de esta.

En ciertos casos hacemos este paso extra, por ejemplo cuando se trata de un paciente con pérdida de sensibilidad y/o mala circulación. En estos casos queremos disminuir el riesgo de daño en la piel por demasiado espacio o falta de este. Una prueba transparente da la información deseada para prevenir tales complicaciones.

El base, la prueba.
En esta foto checamos el prototipo de los zapatos y explicamos el porqué de todos los detalles. Los prototipos ya tienen todo lo que necesita el cliente para una buena marcha. Es decir: soportes, movimientos artificiales y las suelas y tacones temporales. En esta fase se puede modificar todavía la construcción ya que los prototipos no están acabados con la piel definitiva y las suelas y tacones sólidos.

La prueba de caminar con los prototipos de los zapatos.
El cliente camina hasta una semana con estos prototipos para poder juzgar su funcionalidad en sus actividades diarias.

The actual boots.
La cliente escogió un modelo clásico con ojillos y ganchos para facilitar abrochar y desabrocharlos. Los tacones fueron hechos anchos para más estabilidad lateral y la suela es de un hule resistente y antiderrapante.

Estrenando zapatos.

El cliente y el zapatero ortopédico conversan la funcionalidad y el aspecto estético de los zapatos.

<<< menú: [ cliente ][ médico ]

<<< menú principal

<<< Idioma